Las cifras del cáncer en España y predicciones de SEOM

Como cada año, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) ha editado su informe anual Las cifras del cáncer en España con motivo del Día Mundial del Cáncer. Este documento recoge los datos de incidencia, prevalencia, mortalidad y supervivencia de esta enfermedad durante 2018, así como predicciones sobre el impacto del cáncer en el futuro.

Cifras Cáncer SEOM

El cáncer es una enfermedad que sigue siendo una de las principales causas de morbi-mortalidad mundial y continúa creciendo, tanto a nivel nacional como internacional. En los últimos seis años se ha vivido un incremento del 29%, y se estima que este dato aumentará en un 63% para 2040, con 29.532.994 casos en todo el mundo.

Incidencia

Estos datos hacen referencia al número de casos nuevos que se diagnostican de esta enfermedad. Los tumores diagnosticados más frecuentemente en el mundo durante 2018 fueron los de pulmón, mama, colon y recto, próstata y estómago.

En España, se estima que durante 2019 se diagnosticarán 277.234 nuevos casos, un 11,89% más que en 2015. Hay que tener en cuenta que el número absoluto de tumores diagnosticados aumenta debido probablemente al aumento de la población, a su envejecimiento, a la exposición a factores de riesgo y, en muchos tipos de cáncer, a la mejora en las técnicas y programas de detección precoz, por lo que no todo es una mala noticia.

De este total, se prevé que 161.064 casos sucedan en hombres y 116.170 en mujeres. En España, los tumores diagnosticados con más frecuencia en varones durante el año que viene serán los de próstata, colon y recto, pulmón y vejiga urinaria. En cambio, las mujeres sufrirán, sobre todo, los de mama y colon y recto.

Por otro lado, hay que señalar que el cáncer de pulmón pasará de ser el cuarto más diagnosticado en mujeres en 2015 al tercero con mayor incidencia en 2019, relacionado probablemente con el mayor consumo de tabaco por parte de las mujeres, que han tenido una incorporación tardía a este hábito nocivo.

También es relevante el descenso del cáncer gástrico en España y en el resto de países occidentales, aunque a nivel mundial el cáncer gástrico continúa siendo uno de los más frecuentes. Esta reducción se debe probablemente a las modificaciones dietéticas y al descenso del consumo de tabaco y alcohol

Prevalencia

Estos datos incluyen toda la población directamente afectada por la enfermedad, estén curadas o no. La prevalencia está determinada por la supervivencia: los tumores con mayor prevalencia son aquellos en los que la tasa de supervivencia es más elevada. En cambio, los tumores más mortales presentarán una prevalencia menor, incluso aunque su diagnóstico sea más frecuente.

En España se estima que en los hombres el cáncer de próstata (25,8%), el de colon y recto (15,3%) y el de vejiga (11,17%) serán los que más prevalencia tendrán en cinco años. En las mujeres serán el de mama (36,2%), el de colon y recto (11,6%) y el de útero (7,2%).

Mortalidad

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística en diciembre de 2018, correspondientes al año 2017, los tumores fueron la segunda causa de muerte en España, suponiendo un 26,7% de las muertes.

En el caso de los hombres suponen la primera causa de muerte y la segunda entre las mujeres. Además, son la primera entre los grupos de edad de entre 1 y 14 años (30,2%) y entre 40 y 79 años (44,3%). Los más letales en hombres han sido el cáncer de pulmón (25,2%) y el de colon y recto (13,28%), aunque ambos han tenido una reducción notable con respecto al año anterior. En cambio, en el caso de las mujeres los tumores más mortales han sido el de mama -un 14,49% de las muertes- y el de pulmón (10,84%). Ambos han aumentado desde el año anterior.

Según datos publicados por la OMS en su Informe Mundial del Cáncer 2014, en torno a un tercio de las muertes por cáncer están relacionadas con los cinco factores evitables más importantes: el tabaco, las infecciones, el alcohol, el sedentarismo y las dietas inadecuadas.

Aun así, es fundamental destacar que la mortalidad del cáncer en España y en el resto de países europeos ha disminuido en las últimas décadas, en clara relación con los avances en los tratamientos, las actividades preventivas y las campañas de diagnóstico precoz. Por lo tanto, es crucial seguir investigando para mejorar los tratamientos, seguir reduciendo el índice de mortalidad; y también para aumentar la calidad de vida de los pacientes durante y al término del proceso de curación.