Great WorkPlaces: cómo la RSE ayuda a convertir tu empresa en un buen lugar para trabajar

Abel Pérez es director de RRHH de Lilly.             

Abel Pérez es director de recursos humanos de Lilly

En cualquier empresa, los empleados son quienes realmente hacen posible que se cumpla la misión y el objeto social de la entidad. Atraer nuevo talento, retener a los empleados y mantener su compromiso y motivación a lo largo del tiempo debe ser una de las ocupaciones del equipo de Recursos Humanos.

La responsabilidad ética y social se encuentra en la esencia de las actividades de Lilly. Y esto se traslada, como no podía ser de otro modo, a las políticas de RR.HH., que buscan que nuestra empresa se convierta en un lugar atractivo para trabajar.

¿Cómo lo hacemos? Hay beneficios sociales tangibles que hacen más amable acudir a trabajar a diario, como la jornada flexible, el plan de pensiones, las rutas de autobuses al trabajo, el comedor de empresa, una variada oferta de programas formativos, espacios de ocio o deporte dentro de las instalaciones, la organización de eventos con empleados y sus familias, los reconocimientos por nacimientos de hijos, la sala de lactancia o el servicio gratuito de fisioterapia.

Pero las iniciativas de Recursos Humanos no deben quedarse ahí. Para ello, además, desarrollamos una serie de programas en torno a:

  • Mejorar las condiciones de trabajo de los empleados.
  • Implementar planes de desarrollo para los empleados.
  • Construir un buen clima laboral.
  • Fomentar una cultura organizacional ética.

 

En Lilly entendemos que una cultura empresarial con unos valores basados en la responsabilidad social, hacen que la organización resulte más atractiva en el mercado laboral. Si esta estrategia de responsabilidad social es además bien conocida, está consolidada y estrechamente ligada a la estrategia del negocio, se convierte en clave para atraer el talento y retener el que ya tenemos. Este es uno de los motivos por los que el 100% de nuestra plantilla recibe formación sobre nuestros valores y compromisos éticos.

 

Lilly: un Great Place to Work

Además, es necesario conocer las inquietudes y preocupaciones de nuestros empleados para saber que les estamos dando respuesta. Estas iniciativas de escucha activa son esenciales para poder tomar decisiones en el ámbito de Recursos Humanos.

Para conocer la valoración de los empleados utilizamos diferentes encuestas internas que nos permiten medir la satisfacción en cuestiones esenciales y que forman parte de nuestra cultura corporativa. En este sentido, intentamos averiguar si estamos logrando uno de nuestros objetivos: que los empleados puedan ser ellos mismos en su lugar de trabajo y que se sientan satisfechos. Las respuestas a si los empleados consideran que sus supervisores realmente se preocupan por las personas de la organización, si en su grupo de trabajo se valoran las perspectivas diversas, cómo estiman que se tienen en cuenta sus aportaciones, o si los supervisores son receptivos a nuevas ideas con independencia de quién las plantee y de cual sea su procedencia, son las que nos ayudan a entender si realmente lo estamos consiguiendo.

También participamos en encuestas externas donde la opinión del empleado supone dos tercios de la evaluación. Me refiero a Great Place to Work, donde tenemos el orgullo de poder decir que llevamos desde 2003 (el año de su creación) en el top10 de mejores compañías para trabajar según sus empleados, siendo la única empresa en España que lo ha conseguido.

 

RSC y Employer Branding

Siempre hemos defendido que generar valor en la sociedad y un impacto positivo es la esencia de lo que hacemos en Lilly. Este propósito elevado dirigido a descubrir nuevos medicamentos que mejoren la salud de las personas supone una gran motivación.

Pero fomentamos otras muchas iniciativas, con objetivos algo menos ambiciosos, que también generan un impacto social en la comunidad, y por cuya implementación y participación sentimos un orgullo especial.

Como Connecting Hearts Abroad, un programa internacional que ya se ha comentado anteriormente en este Blog, que permite que los empleados de Lilly dediquen dos semanas de su tiempo de trabajo habitual en actividades de voluntariado en países en vías de desarrollo.

Otro ejemplo de esta conexión entre RSC y employer branding es el proyecto La ONG del empleado, que este año cumple su décima edición, y que se reconoce el espíritu solidario de los empleados premiando con una aportación económica los dos mejores proyectos de las organizaciones sin ánimo de lucro con las que colaboran como voluntarios a nivel personal.

El último caso que me gustaría compartir es una celebración muy especial que nos ocupa a todos los empleados de Lilly: el Día del Voluntariado. Solo en España entre 400 y 600 empleados invierten, en un único día, 3.000 horas en actividades sociales o para la protección del medio ambiente.

Más allá de los proyectos organizados por la corporación, algunos compañeros sienten que necesitan ir más allá y se han organizado con un club del voluntariado. En él, más de 200 empleados organizan y promueven actividades solidarias entre la plantilla a lo largo del año, como el cine para mayores, la recogida de juguetes en Navidad para los niños en situación de exclusión social o su participación en carreras solidarias de lo más variadas.

 

Atraer y Retener Talento

Estoy convencido de que necesitamos entender las razones que motivan a un candidato a querer destinar su talento en una empresa.

El orgullo de pertenencia con la organización se relaciona, cada vez más, con la importancia del trabajo que se realiza, y con la ética y los valores empresariales, así como con su compromiso con la sociedad. En Lilly tratamos de que los empleados, los actuales y los potenciales, se identifiquen con nuestros valores, encuentren atractiva la propuesta de valor que les ofrecemos, que seamos percibidos como una empresa con buena reputación, y que las oportunidades de desarrollo sean reales.  Si no somos capaces de transmitir nuestro propósito, misión y valores, difícilmente los empleados podrán entender el sentido de su trabajo y generar el impacto positivo que queremos.

Sinceramente creo que construir este vínculo desde los valores potencia la motivación y convierte a los empleados en los mejores embajadores, mejorando la capacidad de la empresa para atraer y retener.

¿Te has fijado en el nombre de la firma invitada? LillyPad se enorgullece de acoger en nuestro blog a una diversidad y variedad de autores invitados y nos comprometemos a ofrecer diferentes puntos de vista. Sin embargo, ten en cuenta que las opiniones compartidas en este post pertenecen a su autor y no necesariamente son compartidas por Lilly.