Diez claves para cambiar la rutina y mejorar tu alimentación

Una vida sana y una buena alimentación son las mejores formas de prevenir cualquier enfermedad, pero toman mayor relevancia cuando afrontamos una enfermedad crónica como puede ser la diabetes. Y es que, como explica el Dr Juan Carlos Obaya, “incorporar a nuestra rutina un plan de alimentación saludable puede reducir el riesgo de diabetes y las complicaciones asociadas a este trastorno.” Esto es especialmente relevante en el caso de personas que ya tienen diabetes tipo 2, donde el compromiso con unas rutinas saludables es imprescindible para conseguir un control eficaz de la enfermedad. “No se trata de prohibir ningún alimento, ni ninguna actividad, sino de conseguir una modificación de los hábitos de vida.”

Afortunadamente, los hábitos alimentarios de la población española son, en general, positivos en muchos aspectos, aunque aún hay ámbitos en los que hace falta mejorar. Por ejemplo, el 75,4% de los españoles cocina de forma saludable y entre las mujeres la cifra es del 82,3%. En cambio, gran parte de la población no desayuna correctamente cuando esta comida resulta fundamental para empezar a nutrir nuestro organismo desde la primera hora del día.

Diez claves para cambiar la rutina y mejorar tu alimentaciónAunque tener una vida saludable implica llevar a cabo diversas prácticas más allá de la alimentación, ésta supone una base imprescindible. Por ejemplo, beber entre uno y dos litros de agua al día o realizar cinco comidas diarias son básicos que podemos incorporar con una cierta facilidad en nuestra rutina y que supondrán una base sólida sobre la que construir otros buenos hábitos.

Más complicado puede resultar controlar la ingesta de grasas y azúcares, pero además, sería muy conveniente revisar el tipo de alimento que ingerimos, su variedad, la frecuencia con la que tomamos alimentos poco recomendables y la cantidad que tomamos del mismo.

La falta de una rutina saludable en cuanto a la alimentación no se debe tanto a la desinformación, si no a la dificultad de cambiar nuestros hábitos. De hecho, el 66% de los españoles tienen incorporado en sus rutinas costumbres que les cuesta mucho modificar.

Además, no hay duda: el riesgo de perder las prácticas saludables aumenta considerablemente en épocas festivas o de vacaciones. El turrón, los dulces, los menús copiosos, el alcohol, el roscón de reyes… Son fechas donde tenemos compromisos y celebramos comidas y cenas especiales, repletas de alimentos que no suelen ser recomendables en abundancia.

También hay que tener en cuenta que con las vacaciones y el ajetreo propio de estas fechas es muy fácil caer en excesos, olvidando buenas costumbres. Todo ello, hace imprescindible estar aún más pendiente de nuestra rutina para poder disfrutar de las fiestas y de sus excesos, sin perjudicar nuestra salud. Pero, por otro lado, el Año Nuevo es uno de los mejores momentos para reflexionar sobre nuestras rutinas y plantearnos una forma de vida más sana. Para ello, hemos elaborado el siguiente decálogo de consejos y buenas costumbres para que puedas empezar el año con una mejor alimentación.

  1. Sigue una dieta variada de alimentos ricos en diferentes nutrientes.
  2. Limita la ingesta de grasa saturada, colesterol, azúcar, sal y alcohol.
  3. Empieza el día con un desayuno completo formado por lácteos desnatados, fruta y cereales, preferiblemente integrales.
  4. Come de forma consciente, sin distracciones innecesarias.
  5. Sírvete raciones de menor tamaño.
  6. Consume suficientes cantidades de frutas y hortalizas: 5 raciones diarias de verdura y fruta.
  7. Selecciona y consume preferiblemente piezas magras de carnes y aves
  8. Consume pescado al menos dos veces por semana, principalmente pescado azul
  9. Elige en la medida de lo posible cereales integrales
  10. Limita la frecuencia de consumo de bebidas azucaradas, de platos precocinados y de comida rápida.

 

*Las cifras han sido extraídas del informe Cambia tu rutina en diabetes llevado a cabo por Lilly