I+D en Salud: Tecnología para la prevención de Ictus

En la entrevista de hoy charlamos con Jesús Escribano, consultor global de tecnologías de la información para el área de in Vitro  en el centro de I+D de Lilly en España, para comentar su experiencia como mentor, en el proyecto Emprende inHealth, de la startup Rithmi, pionera en la tecnología de detección de arritmias. Formada por un grupo de emprendedores TIC, médicos especializados en arritmias y cardiólogos, han desarrollado un dispositivo innovador para ayudar en la prevención del ictus. Este dispositivo es capaz de medir la frecuencia cardiaca de forma continua, de forma que si detecta una alteración en el ritmo compatible con una fibrilación auricular -responsable de un 35% de los ictus-, alerta al paciente y le permite hacerse un electrocardiograma desde el propio dispositivo.

Jesus-Escribano

Este tipo de startups conforma un gran ejemplo de innovación tecnológica en el campo de la salud, haciendo patente lo imprescindible de seguir avanzando por este camino para alcanzar los  mejores resultados. Los nuevos dispositivos como myRithmi resultan eficaces en la prevención de accidentes o enfermedades, pero además permiten algo que es crucial en el tratamiento médico: los cuidados personalizados que se adaptan a las necesidades del paciente.

 

¿Qué valor aporta myRithmi a los pacientes?

Cuando una persona sufre un ictus, las posibilidades de sufrir secuelas graves es muy elevada. si una persona es capaz de detectar una fibrilación auricular a tiempo y acude a un centro médico para recibir tratamiento, las posibilidades de evitar un ictus o minimizar sus secuelas son altísimas. Además, las personas que han sufrido un ictus se enfrentan a una mayor probabilidad de tener otro en los dos años siguientes. Este dato genera ansiedad y miedo, tanto entre los pacientes como entre sus familiares cercanos. Contar con un dispositivo en forma de pulsera que no interfiere en las actividades diarias, que permite monitorizar su ritmo cardiaco constantemente y con el que se pueden detectar a tiempo posibles anomalías, genera sensación de tranquilidad en los pacientes y su entorno.

Por otro lado, la pulsera myRithmi permite a los pacientes compartir los datos capturados con sus facultativos, facilitando el seguimiento de la evolución.

Finalmente, el poder realizar un electrocardiograma en tu propia casa, desde la propia pulsera y sin necesidad de cables extra, facilita la adhesión del paciente al seguimiento, ya que es un dispositivo extremadamente fácil de usar y que puede ser utilizado por personas sin conocimientos tecnológicos.

 

¿Cómo está colaborando Lilly con Rithmi y qué tipo de apoyo ofrece?  

A través del programa Emprende inHealth, Lilly aporta un equipo multidisciplinar de 12 personas que periódicamente se reúnen con los profesionales de Rithmi. Lilly está acostumbrada a manejar temas relacionados con: la protección de datos, la gestión de información, la obtención de certificaciones, la validación de ensayos, etc, y esta es gran parte de la experiencia que compartimos con Rithmi.

Nuestra intención es que, a partir de nuestro conocimiento en entornos altamente regulados, Rithmi se pueda mover con agilidad. Es importante resaltar que nuestra labor es de asesoramiento: nosotros nos limitamos a compartir con ellos consejos, ayudamos a identificar potenciales problemas, a poner el foco en los aspectos más relevantes o a priorizar algunas de las tareas, pero todo el trabajo lo realiza Rithmi.

 

¿Qué estáis aprendiendo de este contacto?

Yo creo que hay dos puntos de aprendizaje muy importantes para los empleados de Lilly que participan en este proyecto. En primer lugar, aprendemos sobre la forma de trabajar de una pequeña empresa emergente, donde todo es mucho más ágil, hay mucha menos burocracia y cada empleado ocupa muchísimos roles. Tener la oportunidad de compartir tiempo con emprendedores como Óscar Lozano (CEO de Rithmi) es un lujo y siempre nos contagia su pasión y energía. Por otro lado, el hecho de que el equipo de Lilly sea multidisciplinar, nos permite interactuar con personas de otros departamentos, ver cómo personas con otra formación o experiencia intentan resolver los mismos problemas de una forma completamente diferente. En general, yo diría que participar en este proyecto nos está ayudando a tener una visión más amplia y a enfrentarnos a retos que otra manera nunca nos habríamos enfrentado.

 

¿Cuál es la situación actual de los wearables de salud? ¿Qué futuro les espera?

Hace algunos años hubo un boom de wearables para el deporte, y los wearables de salud son fruto de la evolución de esos dispositivos. Actualmente ya no sorprende escuchar que hay personas que miden su cantidad de glucosa en sangre mediante un parche que envía los datos por bluetooth a su móvil, reduciendo el número de pinchazos. Cada vez existen dispositivos con más horas de autonomía y mayor eficacia de detección que permiten hacer un mejor seguimiento del paciente.

Un dispositivo como myRithmi hace unos años era impensable y, sin embargo, hoy por hoy es una realidad. El futuro de los wearables es inmenso, pero está también vinculado a la capacidad de almacenar y procesar los datos que generan. Ahora, el reto no sólo reside en generar dispositivos más autónomos y pequeños, sino también en proporcionar plataformas de análisis de esa cantidad ingente de datos que se generan y capturan. Es probable que, en un futuro, todos esos datos capturados permitan cambiar la forma de interactuar entre el paciente y el médico.

 

¿Qué te ha aportado a ti como mentor colaborar en un proyecto de este tipo?

Participar en un proyecto así te permite salir de tu zona de confort y conocer a profesionales de otras áreas. Poder compartir la pasión de Óscar como emprendedor, investigando sobre nuevos temas y conociendo cómo funcionan otras áreas de la compañía te hace aprender a resolver problemas de manera diversa y poner en valor lo que supone tener una organización como Lilly. Además, hay similitudes entre algunos de los problemas a los que se enfrenta Rithmi y los de mi día a día, así que cambiar el foco y participar de sus debates me ha servido para ver mi trabajo diario de otra manera.