10 consejos para cumplir con tu tratamiento terapéutico si tienes una enfermedad crónica

La firma invitada de hoy es Paco Arce, responsable de los Programas de Apoyo a Pacientes de Lilly España.

El cumplimiento del tratamiento cuando tenemos una enfermedad crónica es imperfecto. Esto es un hecho. Los datos difieren en función de los estudios: algunos señalan que incluso en el entorno de investigación clínica (un mundo relativamente ideal, en el que a priori sería fácil pensar que los pacientes siempre se toman la medicación) el cumplimiento del tratamiento se sitúa en torno al 80%.

En diabetes, el 56% de los pacientes cumplen con las pautas de tratamiento marcadas; en enfermedades infecciosas agudas (por ejemplo, cuando es necesario tomar antibióticos por un tiempo limitado) el 54%; en enfermedades cuyos síntomas no se sienten a diario, como por ejemplo la hipertensión, el cumplimiento es del 52%. En la parte alta de la tabla, con las mayores tasas de cumplimiento, encontramos porcentajes del 80% en VIH, un área en la que existen planes de adherencia establecidos por Sociedades y Administración.1

Como responsable de Programas de Apoyo a Pacientes en Lilly España, me preocupa que los pacientes no obtengan todo el beneficio potencial de nuestros medicamentos, demostrado en la fase de investigación. Y por ello, en los últimos años, me he ocupado de revisar los factores comunes que ayudan al cumplimiento del tratamiento terapéutico en enfermedades crónicas. Este es mi decálogo:

  1. Formar pacientes expertos: está respaldado científicamente que un paciente conocedor de su enfermedad crónica, su etiología, su curso y su implicación, obtiene mejores resultados a medio y largo plazo. Además, si es consciente de los factores que influyen en su enfermedad, se siente partícipes y aumenta su implicación en el tratamiento de su enfermedad.
  2. Entender la necesidad del tratamiento de su enfermedad crónica, a pesar de no sentir mejoría: Este aspecto resulta especialmente importante en aquellas enfermedades “silentes” en las que no hay ni unos síntomas claros ni un efecto beneficioso percibido inmediato (pueden ser la diabetes tipo 2, hipercolesterolemia, la hipertensión).
  3. Preocupación por los efectos adversos del tratamiento de la enfermedad crónica: Una de las principales causas de interrupción de un tratamiento en una enfermedad crónica es la aparición de algún efecto adverso no esperado. En este aspecto, la información acerca de los efectos adversos más comunes, permite una decisión consensuada con el paciente. Además, una guía de actuación para el buen manejo de los mismos, suele disminuir la ansiedad del paciente ante estas situaciones.
  4. Conocimiento de la eficacia del medicamento en la enfermedad crónica: Preguntas como ¿cuándo empieza a hacer efecto?, ¿qué notaré? o ¿cómo sabré que funciona? son muy comunes entre los pacientes. No es sencillo resolver estas dudas ya que los efectos varían entre unos pacientes y otros, pero es recomendable tranquilizar lo máximo posible.
  5. Reticencias hacia los medicamentos en la enfermedad crónica: existe un sector de la población con cierto rechazo a tomar cualquier medicamento. Es una barrera importante que podría solventarse con una buena formación de los pacientes.
  6. Administración del fármaco cuando tienes una enfermedad crónica: La vía de administración o la variación de posología, en ocasiones requiere un entrenamiento adecuado y aunque el personal sanitario se encarga de formar al paciente en la consulta, muchas veces quedan dudas cuando se encuentran solos.
  7. Olvidos de toma de medicamento cuando tienes una enfermedad crónica: En pacientes polimedicados, sobre todo, la posibilidad de olvido es muy real pero hoy día, con el adecuado asesoramiento y gracias a la tecnología, se pueden ofrecer soluciones fáciles de implementar.
  8. Bajo estado de ánimo y estrés cuando sufres una enfermedad crónica: La afectación psicológica afecta frecuentemente a personas con patologías crónicas. Esto puede influir a la adherencia a su medicación ya que pueden perder el interés por la enfermedad y caer en apatía.
  9. Apoyo social: en general, los pacientes que sufren una enfermedad crónica y viven solos, tienden a incumplir el tratamiento y las recomendaciones de vida saludable más que aquellos que sienten un apoyo en su día a día.
  10. Relación paciente-profesional sanitario: En general, las visitas al profesional sanitario son más productivas cuando el paciente con la enfermedad crónica se ha preparado este encuentro. Suelen necesitar ayuda para reflexionar acerca de sus dudas con respecto a la enfermedad o medicación, así como, sensaciones con respecto a síntomas de la enfermedad o efectos adversos del medicamento. Una buena relación y comunicación con el profesional sanitario facilita también, la adherencia al tratamiento.

En Lilly estamos convencidos de que los pacientes y su calidad de vida son lo primero. Por ello estamos decididos a apoyar a los profesionales sanitarios, trabajando en su misma dirección y complementando su labor más allá del tratamiento farmacológico. Por ello, a través de los programas de apoyo a paciente LillyPlus, ponemos a disposición tanto del paciente como del profesional sanitario, servicios encaminados a superar estas barreras y poder así, obtener los mejores resultados clínicos. Además, tenemos la intención de que se sientan acompañados en el manejo de su condición.

 1.  Fuente: Observatorio de la Adherencia al Tratamiento, 2014.

¿Te has fijado en el nombre de la firma invitada? LillyPad se enorgullece de acoger en nuestro blog a una diversidad y variedad de autores invitados y nos comprometemos a ofrecer diferentes puntos de vista. Sin embargo, ten en cuenta que las opiniones compartidas en este post pertenecen a su autor y no necesariamente son compartidas por Lilly.