Artritis reumatoide y vida laboral

Artritis reumatoide y vida laboralEl post de hoy, publicado originalmente en Lillypad EU, corresponde a la firma invitada Jean-Phillippe Capron, PRA de reumatología del área Internacional en Lilly.

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad autoinmune sistémica crónica caracterizada por la inflamación y la destrucción progresiva de las articulaciones1. Además de los gastos que conlleva esta enfermedad para los pacientes, sus familias y los sistemas sanitarios, en ocasiones la capacidad de trabajar de una persona con artritis reumatoide a menudo se ve afectada. A pesar de cada vez se conoce mejor, se necesita insistir en la concienciación para comprender el verdadero impacto de la artritis en las empresas.

Lilly, en colaboración con la Universidad de Chester, HCD Economics y la organización de pacientes de Gran Bretaña -Sociedad Nacional de Artritis Reumatoide (NRAS)-, ha anunciado recientemente la publicación de un proyecto titulado "Carga de la artritis reumatoide en toda Europa, una encuesta socioeconómica" (BRASS). El proyecto BRASS ha revisado un conjunto de datos observacionales, desde la perspectiva de la sociedad civil, en diez países europeos, incluidos Dinamarca, Francia, Alemania, Hungría, Italia, Polonia, Rumania, Reino Unido, España y Suecia. En este estudio, 476 médicos especializados en artritis reumatoide proporcionaron información sobre 4.079 pacientes adultos, y de estos, 2.087 pacientes completaron los cuestionarios correspondientes sobre la carga de esta enfermedad. La encuesta tenía como objetivo investigar la relación existente entre la gravedad de la AR, su duración y los costes económicos; el impacto de la artritis en la capacidad del paciente para realizar su trabajo; y los niveles de dolor que experimentan aquellos que ya no tienen otros síntomas propios de esta enfermedad.

Los hallazgos clave del proyecto BRASS resaltan el verdadero impacto que tiene la AR en la capacidad de las personas para trabajar. Los datos sugieren que cuanto más tiempo haya tenido artritis reumatoide o más grave sea su enfermedad, aumentan las probabilidades de que tenga que dejar de trabajar o jubilarse anticipadamente. Casi una cuarta parte (22%) de los pacientes continuaron experimentando dolor de moderado a intenso a pesar de haber alcanzado la remisión clínica. La encuesta reforzó la asociación entre la actividad de la enfermedad y el tiempo desde el diagnóstico hasta la discapacidad junto con la constatación de que los costes que suponen una vida con artritis (costes médicos directos, no médicos e indirectos) aumentan a medida que se alarga el tiempo de convivencia con la artritis y aumenta su gravedad. De media, esta enfermedad cuesta anualmente 27.512 € por paciente con artritis reumatoide grave, y esta cifra hay que destinarla durante 10 años (sin incluir el coste del tratamiento); casi tres veces más que una persona que vive con AR leve o en remisión (9.700 €).

Estos hallazgos ratifican los resultados ya obtenidos con RA Matters, otra iniciativa puesta en marcha por Lilly para medir el impacto de la artritis reumatoide. Fue la primera encuesta de este tipo, realizada a más de 6.200 personas en ocho países. En ella, los encuestados revelaron lo que más les importa en cuanto a sus actividades, relaciones personales, aspiraciones y trabajo. Cabe destacar que el 43% de los encuestados mencionó la fatiga y el 39% la consideró una de las mayores barreras para realizar su trabajo. Según los resultados de RA Matters, el 48% de los encuestados cree que la progresión de su carrera se ha ralentizado o que se han visto obligados a retirarse a causa de la enfermedad.

A través de colaboraciones en proyectos como BRASS y RA Matters, Lilly está ayudando a mostrar no solo el impacto real que la artritis reumatoide tiene en la vida de los pacientes, sino también la asociación entre la duración y la gravedad de la enfermedad y su impacto en el coste. Esperamos que proyectos de investigación y colaboraciones como estas puedan contribuir a que se reconozca más y mejor el impacto que tiene en el lugar de trabajo y, en última instancia, mejorar la vida y aumentar la tasa de empleo de quienes viven con AR. Hacemos un llamamiento a los responsables políticos para que conciencien a los empleadores sobre las realidades de convivir con una enfermedad crónica como esta, ya que proporcionará un ambiente de apoyo para que las personas con AR permanezcan en sus empleos más tiempo, así como miembros activos de la sociedad.

[1] Kahlenberg J and Fox D. Advances in the Medical Treatment of Rheumatoid Arthritis. Hand Clinics 2011 February ; 27(1): 11–20. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3135413/pdf/nihms305780.pdf  (Accessed: December, 2017)

Did you notice a new name at the top of this post? LillyPad is proud to partner with a variety of guest bloggers from around the world, and we're committed to hosting a range of viewpoints on our site. However, please note that the views contained in this post belong to its author and are not necessarily endorsed by Lilly.