La necesaria especialización para mejorar la asistencia sanitaria en psoriasis

Resulta curioso señalar que una enfermedad tan visible como la psoriasis pueda ser llamada ‘silenciosa’. Algunos de sus síntomas -sin ropa que los cubra- están a la vista de todos; se conoce desde hace siglos; puede diagnosticarse con cierta facilidad; causa un picor y un dolor que no permite a los pacientes desconectar de esta enfermedad durante demasiado tiempo. Y, sin embargo, la vergüenza, la desinformación de la sociedad y el miedo al rechazo consiguen acallar la voz de quienes la sufren.

La psoriasis es una enfermedad que va más allá de la piel, ya que está directamente relacionada con el sistema inmune, lo que requiere de un enfoque específico de la patología. Al ser una enfermedad sistémica, su diagnóstico se relaciona con una serie de comorbilidades como obesidad, diabetes, cardiopatías y depresión, además, por supuesto de la artritis psoriásica que afecta a un 30-40 por ciento de las personas con psoriasis. Sin duda, atender correctamente a estos pacientes implica una revisión integral y una gran especialización.

Los congresos científicos -con la posibilidad de acceder a los resultados de las últimas investigaciones o al intercambio de opinión con otros expertos-, la formación académica reglada, los cursos de actualización que organizan las sociedades científicas o la Academia de Dermatología, el proceso de investigación clínica… son iniciativas que, sin duda, contribuyen a mejorar el conocimiento científico de los profesionales sanitarios y, por tanto, la asistencia clínica que reciben los pacientes.

Uno de los compromisos históricos de Lilly con los profesionales sanitarios consiste en promover la divulgación del conocimiento adquirido. Durante 2017, con el apoyo del equipo médico de Estados Unidos, hemos acudido a los diferentes encuentros científicos como AEDV, EADV, AAD o el Congreso Nacional de Psoriasis. Además, hemos participado en más de 100 publicaciones, con posters y abstracts en congresos, colaborando con Universidades para que puedan realizar formación en psoriasis, fomentado encuentros con líderes en el área para facilitar el intercambio de ideas y de experiencias, además de promoviendo proyectos que ayuden a acabar con el estigma que rodea a la psoriasis.

Sabemos que la psoriasis aún no tiene cura, pero también sabemos que hoy es posible mejorar notablemente la calidad de vida de estos pacientes. ¿Quieres sumarte a nuestro objetivo? Te animamos a seguir nuestros proyectos de concienciación social y ayuda al paciente en Twitter con la etiqueta #PsoriasisMásAllá. También a que descubras todo lo que se esconde más allá de la piel en psoriasis a través de la web que hemos puesto en marcha, en el que tanto pacientes como la sociedad en general pueden encontrar información de utilidad. ¡Te esperamos!