Los detalles marcan la diferencia

Este post es una adaptación de un post publicado originalmente en LillypadEU y firmado por Arantxa Mugica, embajadora de Connecting Hearts Abroad en 2017 y European Communications and Digital Public Affairs Manager en Lilly 

Hay casi 200 millones de mujeres que viven con diabetes en todo el mundo y dos de cada cinco se encuentran en edad reproductiva. Además, aproximadamente la mitad de todas las mujeres con antecedentes de diabetes gestacional desarrollan diabetes tipo 2 entre cinco y diez años después del parto. Definitivamente, la relación existente entre embarazo y diabetes debe tenerse más en cuenta. Sobre todo, en aquellos países donde los ingresos son más bajos y el acceso a la atención médica durante el embarazo es, a menudo, limitado.

 Los detalles marcan la diferencia

Experimenté esto de primera mano cuando visité Ciudad de México el verano pasado gracias al Programa Connecting Hearts Abroad de Lilly. Junto con otros compañeros de Lilly, tuve la oportunidad de trabajar mano a mano con excelentes profesionales de la salud en México, contribuyendo así con la colaboración que Lilly mantiene con la Fundación Carlos Slim en diabetes gestacional dentro del programa internacional en torno a enfermedades no contagiosas, NCD parnertship.

Nuestra misión fue proporcionar a las asociaciones una serie de recomendaciones para mejorar la gestión y el control de la diabetes gestacional en México. Para ello, diseñamos e implementamos una encuesta, con el apoyo de los centros de referencia CIMIGEN y los centros INPer, ​​para comprender los conocimientos, las actitudes y las prácticas necesarias tanto del paciente como del profesional de la salud, y así mejorar la gestión de la diabetes gestacional. Nuestros principales hallazgos fueron:

- Algunas pacientes tienen que viajar cientos de kilómetros para las revisiones propias del embarazo, otras no pueden pagar el transporte público necesario para ir a los hospitales, y las responsabilidades domésticas de otras mujeres les impiden acudir a sus citas con el médico.

- Los mitos y las creencias falsas sobre la diabetes están ampliamente difundidos en la sociedad mexicana, lo que se traduce en bajos niveles de adherencia al tratamiento y mayor riesgo de comorbilidades y consecuencias negativas tanto para la madre como para el niño.

- Se carece de información y educación sobre hábitos nutricionales saludables y actividad física, lo que dificulta el autocontrol y el manejo de la enfermedad.

- Los profesionales de la salud ejercen con escasos recursos; en algunos centros de atención primaria, la proporción de pacientes por médico es superior a 10.000. Además, hacen frente a esta situación con escasos suministros médicos y una gran burocracia que disminuye considerablemente el tiempo dedicado a cada paciente.

Nuestras recomendaciones se centraron en acciones simples, de bajo coste, pero efectivas:

- Telemedicina. Adquirir un teléfono móvil en México es caro, al igual que el transporte. Dedicar una línea telefónica para realizar revisiones, abordar inquietudes y enviar recordatorios puede ser una forma eficiente de mejorar la tasa de ausencia de consultas y así garantizar un mejor seguimiento de los pacientes con diabetes gestacional.

- Educación para la salud. "La educación en diabetes no es parte del tratamiento, es EL TRATAMIENTO" insistió un destacado educador sobre diabetes que conocimos. Los profesionales altamente cualificados que trabajan en los centros de referencia que visitamos ofrecen servicios educativos y herramientas muy eficaces que permiten a los pacientes manejar su enfermedad. ¿Por qué no extender estos folletos, vídeos y modelos de asesoramiento a otros centros?

- ¡Comprender, analizar, actuar! La encuesta que creamos es una herramienta útil para identificar lagunas en el manejo de enfermedades. Los líderes del NCD parnertship se comprometieron a considerar estandarizarlo como un mecanismo para identificar mejoras en el cuidado de la diabetes en México.

Los pequeños detalles marcan la diferencia. Estas recomendaciones, aunque sencillas, fueron muy bien recibidas. De hecho, ya se han puesto en práctica en algunos casos.

 Este año, el tema de la Federación Internacional de la Diabetes para el Día Mundial de la Diabetes es Mujeres y Diabetes. Me enorgullece haber contribuido en un programa que nos mueve hacia un acceso más equitativo y asequible a la atención y educación para aquellas mujeres que conviven con la diabetes.