El acceso a la información es la clave para responder a los nuevos desafíos de la salud en Europa

Este post es una adaptación de un post publicado originalmente en Lillypad EU y firmado por Robert Madelin, presidente de Fipra International

 Los desafíos a los que se enfrentan los sistemas sanitarios en Europa son significativos. Se necesitan iniciativas más enérgicas si queremos empezar un camino sostenible para la salud universal de vanguardia.

 Europa tiene a su alcance un liderazgo mundial significativo en el uso ético y avanzado de Big Data para la asistencia sanitaria. Los pacientes y los ciudadanos europeos pueden recibir un enorme beneficio, si Europa está dispuesta y es capaz de aprovechar esta oportunidad. El éxito depende de ver más allá de la discusión actual sobre el coste, el envejecimiento y el acceso desigual al tratamiento. El éxito también requerirá nuevas redes más amplias de actores clave, en aras de los pacientes y profesionales sanitarios en Europa y fuera de nuestras fronteras.

 La Colaboración para los Datos de Oncología en Europa (CODE) es una parte importante de la respuesta que necesitamos, y me encantó haber sido invitado a dar un discurso en su lanzamiento. CODE dio los primeros pasos en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) el 10 de septiembre de 2017.

 Este proyecto está siendo dirigido por QuintilesIMS con el apoyo de las principales compañías biofarmacéuticas, Lilly, AstraZeneca, BMS, Merck KGaA, Darmstadt, Germany y Pfizer y apoya la creación de una Red de Datos de Oncología (ODN) a gran escala que agrupará datos actualizados para describir cómo se usan realmente los medicamentos contra el cáncer en la práctica clínica.

 La plataforma tecnológica ha sido diseñada para poder agregar información sobre el uso de medicamentos anticancerígenos para todas las formas de cáncer, en todos los pacientes y en todos los centros de tratamiento de toda Europa que deseen adherirse. Se trata de un esfuerzo centrado en Oncología a una escala comparable a los pasos recientes hacia la medicina personalizada en Estados Unidos y el Reino Unido, por nombrar sólo dos. Es un excelente ejemplo de la innovación generalizada que el uso de Big Data están trayendo.

 A través de la creación de CODE y el ODN existe la posibilidad de que la comunidad oncológica europea aprenda mucho más sobre su práctica clínica real y aproveche las oportunidades que ofrece un mejor uso de los datos para ayudar a mejorar la asistencia sanitaria y contribuir a salvaguardar la sostenibilidad financiera de un tratamiento innovador.

 ¿Cómo se relaciona esto con las políticas sanitarias en Europa?

Ya se puede perdonar a algunos observadores que se preocupaban por que Europa dejara escapar su participación en los objetivos del Tratado de sistemas de salud dinámicos, impulsados por la investigación e innovación. Hay pasos prometedores. En este período, la Presidencia estonia y la Comisión Europea se unen para lanzar un movimiento de "Sociedad Digital de la Salud" en Tallín en otoño y trabajar en nuevas propuestas políticas para Navidad.

 En este contexto, CODE es un excelente caso no solo para estudiar cómo la innovación puede mejorar la calidad de la atención sanitaria, sino también de cómo se necesita el apoyo político y normativo para que la innovación florezca rápida y ampliamente. Si alguna vez se necesitó la ayuda de la Unión Europea es ahora,  para reforzar los avances en la salud del siglo XXI en Europa y para Europa, mantener la ética y la innovación de los datos, en un espacio cerrado y abrir espacios donde puedan llegar todas las partes interesadas en la sociedad digital de la salud juntas para construir una visión común y confianza mutua en la manera de entregar esa visión.

 Ningún sistema de salud de la UE ha maximizado el potencial del uso de datos para mejorar la asistencia sanitaria -tenemos el imperativo moral y económico para hacerlo. La UE puede desempeñar un papel clave, no sólo para hacer frente a ciertos cuellos de botella legislativos y políticos, sino también para crear un foro en el que las partes interesadas se reúnan y participar en este debate.

 ¿Qué podemos hacer los demás?

 Necesitamos ser activos y hablar alto. Las instituciones europeas necesitan un fuerte estímulo para mantener abierto el espacio sanitario como parte del futuro de Europa. Para encontrar soluciones a largo plazo a los desafíos de una asistencia sanitaria sostenible, se requiere una colaboración mantenida en la que todos los interesados se comprometan de manera que se fomente la confianza y la transparencia.

 La innovación de datos afectará a todos los aspectos de nuestra sociedad. Pero la asistencia sanitaria es quizás el sector de acción más prometedor, cuando se trata de utilizar los datos disponibles para transformar los sistemas, la investigación y la práctica. CODE, destinado al cuidado de la salud, es un buen comienzo en el momento adecuado. Merece atención y apoyo.