Vacaciones solidarias

¿Imaginas poder viajar a otro país para ayudar a quienes más lo necesitan? ¿Imaginas lo que supone empaparte de otra cultura? Participar como voluntario en un proyecto solidario en otro país es un viaje increíble cuyo destino es mejorar la vida de otras personas, colaborar para hacer el mundo un poco mejor. Es conectar sentimientos entre personas que de otra manera jamás se habrían conocido, buscando ese algo que, al final, todos tenemos en común. En muchas ocasiones, nos sorprendemos con compañeros que dedican su tiempo libre a colaborar con ONG. En otras, nos encontramos con que sobran ganas pero faltan medios. Por eso resulta tan importante fomentar el voluntariado desde las empresas.De este modo, se impulsa y se dan alas a personas que así lo quieren. En ocasiones, algunos voluntarios ni se habían planteado esta opción hasta que alguien puso les dio esta opción.

En Lilly nos sentimos orgullosos de nuestros programas de voluntariado corporativo porque sabemos que estamos mejorando la vida de muchas personas en todo el mundo. Con la colaboración inestimable de nuestros empleados, ponemos en marcha iniciativas que benefician a quienes necesitan nuestra colaboración y a quienes desinteresadamente aprovechan esa oportunidad de ayudar. En 2011 pusimos en marcha Connecting Hearts Abroad, un programa de voluntariado corporativo que envía a unos 100 empleados de Lilly al año para que donen su tiempo, conocimientos y energía. ¿El destino? Comunidades que a menudo carecen de lo más básico, como atención médica, agua potable o educación de calidad. Hasta la fecha, más de 1000 embajadores de Lilly han destinado 70.000 horas en colaboraciones con proyectos en Europa del Este, África, Asia y América Latina, ayudando a quienes más lo necesitan. 

Quienes han tenido el honor de formar parte de este maravilloso proyecto destacan la capacidad transformadora que ha tenido en su manera de concebir el mundo. Y sobre todo, un enriquecimiento personal y profesional que seguro les animará a seguir colaborando.