El impacto socioeconómico del Alzheimer

El Alzheimer es la forma más común de demencia, con una proporción de entre el 60% y el 80% de casos. Esto significa que 47 millones de personas en todo el mundo padecen esta devastadora enfermedad, que afecta directamente a sus cuidadores, al sistema nacional de salud y a los presupuestos generales de cada país. El Alzheimer conforma un verdadero problema socioeconómico que requiere de una atención y dedicación directa por parte de los responsables políticos.

 En los últimos años, los principales avances se han realizado en el ámbito político. El nuevo plan de acción global de la OMS, junto con las estrategias de los gobiernos nacionales para combatir la enfermedad de Alzheimer en toda Europa, han contribuido a aliviar la carga de la enfermedad. Desde las inversiones en investigación hasta el aumento de la concienciación a través de los planes nacionales de demencia, existen estrategias que han funcionado. Los países pueden aprender unos de otros, por eso encargamos a The Economist Intelligence Unit que averiguara cuáles son las iniciativas que mejor funcionan en Francia, España, Italia, Alemania y el Reino Unido y qué barreras están frenando la lucha contra el Alzheimer.

 El resultado de este estudio, "La evaluación del impacto socioeconómico de la Enfermedad de Alzheimer en Europa Occidental y Canadá", ha sido presentado por The Economist Intelligence Unit (EIU), junto con expertos españoles en el ámbito del Alzheimer y otras demencias, en el Ministerio de Salud, Política Social e Igualdad. En este encuentro, en el que han participado representantes del ámbito científico (como la Fundación CITA Alzheimer), del ámbito social (como CEAFA), de la Administración y de los grupos políticos, se ha debatido sobre cómo debemos avanzar, como país, en el abordaje de esta enfermedad.

 Este informe nos recuerda que el Alzheimer presenta unas tasas de crecimiento, directamente relacionadas con el aumento de la población y de la esperanza de vida, así como un alto impacto económico para las familias. De este modo, en España, un 1,9% de la población, más de 900.000 personas, padece demencia. El coste medio por paciente supone 24.184 euros, de los cuales un 71% recae directamente en la familia.

 Las instituciones de todo el mundo deben tomar conciencia del rápido incremento del número de afectados, y de las consecuencias tan lesivas para los pacientes y sus familiares. De nuevo, hay que destacar la necesidad de mejorar los tiempos en el diagnóstico -lo que pasa por mejorar las herramientas diagnósticas y por educar a la población y a los profesionales sanitarios- que permita conocer mejor la enfermedad en las etapas tempranas; de mejorar la coordinación entre los sistemas sanitarios y la asistencia social;  y sin duda, de mantener el apoyo a la investigación para que se entienda el origen del Alzheimer y poder intervenir adecuadamente. Mientras tanto, lo que se requiere en nuestro país es un esfuerzo coordinado en un plan nacional que aúne todos los cuidados y atenciones necesarios.

FUENTES: 

https://perspectives.eiu.com/sites/default/files/Eli%20Lilly%20-%20Infographic%20-%20Assessing%20the%20Socieconomic%20Impact%20of%20Alzheimer%27s%20Disease%20in%20Western%20Europe%20and%20Canada.pdf

https://perspectives.eiu.com/sites/default/files/images/Country%20profile%20Spain.pdf