Ser un@ mism@ en el trabajo

La firma invitada de hoy es de Irene del Pino, Directora de Market Research de Lilly Internacional, y miembro del lead team de Employee Resource Groups  LGBT & Allies en Lilly Internacional

¿Sabías que todavía existen 72 países donde ser lesbiana, gay o transexual está considerado un crimen?, ¿y que en 8 de ellos te puede costar la vida?

A punto de arrancar el World Gay Pride Madrid 2017, el mayor acto de reivindicación LGTBI, merece la pena hacer un repaso por los avances y adelantos por los que la comunidad LGTBI ha luchado y por los que hay que seguir peleando;  porque es necesario apoyar la diversidad y fomentar el respeto y la tolerancia. Pese a los recientes avances, el objetivo es que los resultados de estos estudios revelen que ninguna persona tiene que esconder su condición sexual.

Por ejemplo, según un análisis realizado en Australia en el año 2002, de 20.000 personas entrevistadas, un 4,7% se consideraba L, G o B. El mismo estudio realizado diez años después, en 2012, arrojó un resultado que casi lo duplicaba: un 7,6% se definía como L, G o B.

En otra investigación realizada en Canadá en 2012 con 2.700 personas entrevistadas, el 2,6% de los hombres, y el 3,4% de las mujeres de más de 34 años se auto identificaban como gays o lesbianas. Curiosamente, este porcentaje saltaba al 11% en la población de menos de 34 años.

En 2010, la Williams Institute realizó un trabajo que mostraba que un 0,3% de la población se autoidentificaba como trans. El mismo estudio, repetido cinco años después, en 2015, triplicaba la cifra, alcanzando el 1%.  

Pese a que cada vez nos encontramos con resultados más esperanzadores, si extrapolamos estos datos de las encuestas a la realidad, vemos que aún queda mucho por hacer. Lilly ha manifestado su compromiso firme con la diversidad y la inclusión de todas las personas en la sociedad, independientemente de su raza, origen u orientación sexual. En los últimos años toda la organización se ha manifestado abiertamente para que las personas LGBTI se sientan incluidas, es decir, para que se sientan con la libertad y confianza de ser ell@s mism@s en su día a día.

En los últimos años, a través de los ERG (Employee Resource Groups) de la Región Europea y de los equipos de Diversidad e Inclusión de las afiliadas hemos aportado nuestro esfuerzo por mejorar los ratios de diversidad e inclusión. Esto ha supuesto la incorporación y visibilidad de empleados de nivel ejecutivo pertenecientes a alguno de estos colectivos, además de la creación de redes de aliados, de forma que se genere un ambiente positivo en el que resulte normal hablar del fin de semana con la pareja, tanto si se es heterosexual como si no. Queremos generar un ambiente de respeto mutuo en el que todas las circunstancias personales sean igualmente respetadas y todas las personas positivamente valoradas.

Las estructuras internacionales, además, añaden un nuevo reto: el de conseguir que todos nuestros empleados, independientemente de su género, orientación sexual, discapacidad, raza, religión o cualquier tipo de circunstancia personal que los haga potencial objeto de discriminación se sientan seguros y apoyados por Lilly.

 

¿Te has fijado en el nombre de la firma invitada? LillyPad se enorgullece de acoger en nuestro blog a una diversidad y variedad de autores invitados y nos comprometemos a ofrecer diferentes puntos de vista. Sin embargo, ten en cuenta que las opiniones compartidas en este post pertenecen a su autor y no necesariamente son compartidas por Lilly.