La importancia del diálogo en artritis reumatoide

El día a día de un paciente con artritis reumatoide se basa en mantener el equilibrio entre la enfermedad y todas esas piezas del puzle que componen una vida: familia, trabajo, amigos… Una lucha diaria, difícil y agotadora, que ralentiza cualquier avance que se quiera realizar en busca del desarrollo personal y profesional, que hace que las fuerzas que logra conservar deban ser destinadas a las prioridades más inmediatas, dejando otras cosas en el camino.

 Por todo esto, las aspiraciones del paciente se centran en un punto de vista más relacionado con el bienestar, alejado de los indicadores que tanto interesan al reumatólogo. Hay veces que la remisión de la enfermedad se ve reflejado en los datos, pero no en las sensaciones y estados de ánimo del que convive con ella, y es necesario que los profesionales médicos tengan presente esta realidad.

 Pero el concepto que médico y paciente tienen de lo que significa “estar bien” cuando vives con artritis reumatoide en ocasiones es muy diferente, y esto impacta directamente en el diálogo entre ambos. En "Expectativas de los pacientes y percepciones de las estrategias de fijación de metas para el manejo de la enfermedad en la artritis reumatoide", el Dr. Strand reflexionaba sobre la incapacidad de muchos pacientes para comunicar al especialista la carga de su enfermedad, así como los objetivos que quieren alcanzar con el tratamiento.

 Para que se produzcan avances en la mejora de la calidad, debe existir una corresponsabilidad entre ambos. Deben tratar de encontrar ese objetivo común que perseguir para que mediante información, formación y apoyo emocional el paciente pueda sentirse el protagonista de su enfermedad, sobre todo si esta es crónica. La implicación que uno y otro mantengan con este compromiso mutuo será clave para alcanzar el éxito.

 Lograr mejoras en el bienestar físico de quienes conviven con la artritis reumatoide es muy importante, pero no es lo único que se necesita. Igual de importante es que se sienta escuchado, que encuentre un entorno de confianza con su reumatólogo en el que se sienta cómodo transmitiendo sus inquietudes y miedos, en el que lo que tenga que decir importa para obtener resultados positivos en su enfermedad. Esa es la receta para alcanzar el éxito.

 Post original publicado en www.lillypad.lilly.com