Abordando el desafío de la psoriasis

La firma invitada de hoy es Mariana Guerreiro, Directora de Asuntos Corporativos Internacionales - Reumatología y Dermatología.

Desde la Resolución de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2014, en la que se pedía una acción mundial para mejorar la calidad de vida de los 125 millones de personas que padecen psoriasis en todo el mundo, los gobiernos de los diferentes países han adoptado poca o ninguna acción para abordar esta cuestión.

Esto es lo que ha concluido un informe independiente recientemente publicado por The Economist Intelligence Unit (EIU), encargado por Eli Lilly & Company, que compara la eficacia de las políticas y directrices de algunos países de Europa y Canadá en el abordaje de la psoriasis y la respuesta al llamamiento mundial de la OMS. A través de entrevistas a diferentes expertos como profesionales sanitarios, profesores de Universidad, organizaciones de pacientes y pacientes, Encouraging policy action to address the psoriasis challenge identifica amplias desigualdades y áreas críticas de mejora en torno a concienciación, diagnóstico, tratamiento y acceso a prestaciones para el manejo de los problemas psicológicos, así como la carga física de la enfermedad.

En España, por ejemplo, David Trigos, vicepresidente de Europso y miembro de Acción Psoriasis, destacó que en ocasiones se producen retrasos en el diagnóstico y acceso a la atención médica, lo que impacta de manera negativa en “la salud mental de los pacientes”, y aunque hay ayuda psicológica "no es un servicio integrado en la atención de los pacientes con psoriasis".

Afortunadamente, a nivel mundial, se están produciendo progresos con la creación de centros de excelencia para el cuidado centrado en el paciente, la iniciación de una base de datos Global Atlas de Psoarisis para la investigación y una amplia colaboración y compromiso para actuar y mejorar las vidas de los que viven con esta enfermedad que va más allá de la piel.

Sin embargo, como indica en el informe de la EIU, "es hora de que los gobiernos y los decisores políticos sigan y cumplan las recomendaciones de la OMS, para que la vida de las personas que conviven con psoriasis mejore” y su visión hacia un abordaje integral de esta enfermedad se haga por fin realidad.