Kilisun: rompiendo estereotipos

Hoy, en nuestro blog, entrevistamos a Mafalda Soto, CEO de Kilisun. Le hemos preguntado sobre su participación en "Emprende inHealth" y el impacto de su proyecto de emprendimiento social.

¿Qué ha supuesto para ti ser uno de los ganadores de este programa?

Ha habido un antes y un después de Kilisun tras ser seleccionado en Emprende inHealth. Kilisun era un proyecto de cooperación al desarrollo que buscaba reinventarse redirigiendo su camino hacia un modelo que garantice más sostenibilidad, maximizando nuestro impacto sin renunciar a nuestro sello, a nuestra razón de existir, la mejora de la calidad de vida de las personas con albinismo de África.

 De esta transformación profunda no solamente es testigo sino que juega un papel protagonista Emprende inHealth. La formación que hemos recibido el acceso a expertise y networking, nos está ayudando a redefinir Kilisun. Si evolucionamos como evolucionamos es en gran parte por el programa.

 En líneas generales, ¿en qué consiste tu proyecto?

En Tanzania, 9 de cada 10 Personas con Albinismo (PCA) muere antes de los 30 años debido al cáncer de piel.  Kilisun es el primer fotoprotector especialmente diseñado para la prevención del cáncer de piel en las PCA de África Subsahariana. Producido en los pies del Kilimanjaro es distribuido gratuitamente en las zonas más remotas a través de clínicas móviles, escuelas y otras plataformas locales. Durante la distribución se realiza seguimiento de la adherencia y se fomenta la inclusión de las personas con albinismo a través de educación y empleo.

 En África Subsahariana hay más de 200.000 PCA sin acceso a educación y protección solar adecuada. Nuestro objetivo es llegar a todos ellos y para ello estamos transformando nuestra estrategia a través de un modelo que nos permita ser sostenibles y escalables, esa transformación de la que hablaba en el punto anterior.

 En África nuestro  objetivo es establecer alianzas público privadas de forma que los gobiernos compren Kilisun. Para poder llegar a todas las PCA Kilisun lanzará una línea cosmética en el mercado Europeo y destinará los beneficios al apoyo de la producción y distribución en aquellos países sin recursos.

 ¿Qué puede aportar a la sociedad?

Kilisun no es una iniciativa que vaya a generar impacto en el futuro. Kilisun lleva 4 años mejorando las vidas de miles de personas con albinismo en África. Además de ese impacto social, Kilisun rompe estereotipos y es ejemplo de colaboración y trabajo en equipo. Multinacionales químicas, empresas cosméticas, ONGs y organismos internacionales, activistas con albinismo y gobiernos de países africanos han tenido fe en nosotros y si hoy estamos aquí es gracias a su apoyo y a que hemos priorizado en las relaciones bilaterales con estos socios.

 Kilisun rompe estereotipos. Kilisun demuestra al Norte que el Sur no quiere nuestras limosnas. Ellos quieren, pueden y saben crear y  gestionar. Al Sur se le demuestra que desde el Norte tampoco queremos trabajar desde el paternalismo, miramos de igual a igual y sabemos que de la mano, con exigencia y perseverancia, podemos llegar más lejos.

 Al ciudadano europeo se le demuestra que consumiendo de otro modo puede contribuir a crear un mundo más justo y equilibrado. A la empresa, que merece la pena trabajar en la generación de impacto social, siendo lo social no un objetivo en sí mismo sino transversal a todas las estrategias y acciones.

 ¿Cómo valoras la ayuda de Lilly?

Ayuda en cantidad y de calidad. A pesar de que trabajamos en un contexto diferente, nos ofrecen soluciones prácticas y sabias. Se adaptan a nuestras necesidades haciendo suyos nuestros retos y “aterrizándolos” muy bien. Además les sentimos enormemente motivados y entregados y eso nos motiva genera confianza.

 Tu proyecto participa en Emprende inHealth porque es un proyecto de emprendimiento social, ¿por qué tu proyecto lo es? ¿Cuál fue la motivación que te impulsó a empezar tu camino como emprendedor?

Los emprendedores son constructores de sueños, ejecutores de ideas. Todos tenemos ideas, visionamos sueños pero los emprendedores se centran en la acción.  Trabajé en el sector salud en África Subsahariana por 8 años y allí nos es difícil soñar en que las cosas pueden y deben ser mejores. Reaccioné ante lo que consideraba intolerable, visualicé algo mejor y me puse manos a la obra para construirlo. Si ves como personas de menos de 25 años se cruzan diariamente en tu camino con cánceres terminales por falta de medidas básicas de fotoprotección y educación no es difícil indignarte. Supongo que en mi caso la diferencia es que reaccioné y canalicé esa rabia en una energía constructiva (y optimista) que me empujó a trabajar sin tregua por revertir esa situación. Kilisun es el resultado.

 -¿Consideras que es importante que más benefactores inviertan en apoyo a proyectos de emprendimiento social?

Los benefactores son imprescindibles para que los emprendedores seamos mejores y hagamos mejor las cosas. Es necesario que se creen redes de cooperación y colaboración entre emprendedores y benefactores que contribuyan a la creación de nuevos proyectos y cadenas de valor que generen desarrollo social. Los emprendedores  tenemos las ideas y también la energía, el convencimiento y la decisión para llevarlas a cabo. Pero una buena idea no es suficiente, hemos de conseguir ser capaces de convertir esa idea en un concepto que logre satisfacer la necesidad de un mercado. Muchas veces nos falta expertise (tecnología, sentido de negocio…) o los recursos (capital) que pueden aportar los benefactores.