Los héroes de la innovación

El cine es mucho más que una fábrica de sueños. Es un reflejo de nosotros, de lo que somos como sociedad. Las emociones vividas y las enseñanzas que nos transmiten son atemporales y completamente reales. Nos hacen sentir y reflexionar, convirtiéndose así en una fuente de inspiración de un valor incalculable. Y esto también se aplica al conocimiento científico, dejándonos títulos que poco a poco nos están enseñando a valorar la inestimable grandeza de la ciencia, toda una aventura.

 Películas, como la nominada en los Oscars Figuras Ocultas, nos enseñan la importancia del trabajo en equipo, demostrando cómo cada uno en su disciplina, aportando sus conocimientos y su inteligencia, consiguen lograr proezas que se convierten en auténticos hitos, que nos animan superarnos cada día, a negarnos a ponernos límites. Buscando soluciones para conseguir lo imposible lograremos ser innovadores y alcanzar la luna.

 Y es que la ciencia es enfrentarnos a retos, buscar soluciones innovadoras a problemas, mejorar nuestra calidad de vida, por imposible que parezca conseguir el objetivo. Mark Watney en Marte encontró la manera de plantar patatas en Marte para poder sobrevivir. Superó complicaciones inesperadas, venció el miedo a morir y se paró a reflexionar en cómo podía volver a la Tierra, nuestro hogar. Gracias a ello se convirtió en el primer habitante del planeta rojo.

 Nuestro mundo necesita científicos así, valientes, que ante la adversidad encuentren soluciones innovadoras que mejoren nuestra calidad de vida. Y es que mirar un problema desde un ángulo diferente puede abrir la puerta a soluciones inesperadas, y como le ocurre a Joseph Cooper en Interstellar puede servir para vencer el tiempo y el espacio para encontrar un lugar en el que nuestros hijos puedan vivir. Y que además vivan con pasión cada pequeño hallazgo, porque es será tan valioso como el más grande.

 “La realidad siempre supera la ficción” no es una frase hueca. Cada día miles de científicos en todo el mundo buscan soluciones a problemas a los que nos enfrentamos, mejorando nuestro entorno y bienestar, alargando nuestra existencia o ampliando nuestras fuentes de información, siendo muy conscientes con que mejorar la vida de las personas no tiene límites. Son héroes que cada día dan lo mejor de sí mismos en laboratorios de i+D repartidos en todo el globo terráqueo y que nos ayudan a que la civilización avance. Por nosotros, por nuestros hijos.