Así vivimos la Navidad en Lilly

Mejorar la vida de las personas es el objetivo principal por el que trabajamos día a día, ya sea a través de la creación de medicamentos innovadores o mediante nuestra acción social. Por ello nos gusta fomentar el voluntariado corporativo mediante diferentes proyectos, como Connecting Hearts Abroad o Emprende inHealth. Y también, a través del Club del Voluntariado.

 El Club del Voluntariado es un grupo de trabajo formado por más de 200 empleados de Lilly que organiza diferentes iniciativas a lo largo del año. Esta Navidad, varios han sido los proyectos puestos en marcha:

  • Llenamos la Despensa. Un año más, el Club del Voluntariado ha coordinado una campaña de recogida de alimentos para apoyar esta iniciativa del Ayuntamiento de Alcobendas. Un centenar de empleados consiguieron recaudar 1.600 kilos de alimentos.

  • Bazar solidario. Fundación Ciudad de la Esperanza y la Alegría y la Fundación Recover han participado de este tradicional mercadillo, en el que los empleados han podido adquirir artículos cuyos beneficios se dirigirán a financiar distintos proyectos solidarios.

  • Cuentacuentos para Menudos Corazones. Varios de nuestros empleados se sumaron a la XIII Jornada sobre Cardiopatías Congénitas, organizando un taller de pintura de camisetas y un cuentacuentos para niños.

  • Semana Solidaria de la Magia. Gracias a un grupo de voluntarios, varios pequeños pudieron vivir una experiencia diferente asistiendo a la Semana de la Magia Solidaria, que un año más se celebraba en el Matadero de Madrid gracias a la Fundación Abracadabra.

IMG_4338

  • El Arbol de los Sueños. Gracias a esta campaña  270 niños en riesgo de exclusión social podrán recibir un juguete nuevo estas navidades. Estos juguetes, donados por los empleados de Lilly, serán entregados en el centro asistencial “Pato Amarillo”, ubicado en el madrileño barrio de Orcasitas, durante la Noche de Reyes.

Estas son las actividades que hemos preparado para celebrar la Navidad con aquellos que más lo necesitan. Toda una oportunidad para dar lo mejor de nosotros mismos, poniendo nuestro granito de arena para mejorar sus condiciones de vida y hacerles llegar un poco de magia.