Ir más allá de la diversidad

Disponer de un equipo diverso ha sido un tema de discusión en las grandes empresas desde hace tiempo. La diversidad entre los empleados no sólo es lo correcto, sino que también es beneficioso para el negocio. ¿Por qué? Porque la diversidad incluye personas con diferentes experiencias vitales y trayectorias, las cuales aportan diferentes perspectivas e ideas creativas, de gran valor para mejorar en la persecución de los objetivos de la organización.

Esto cobra mucho sentido en nuestro sector, en el que la diversidad de pensamiento supone un gran activo para la empresa en la medida en que nos esforzamos por satisfacer las necesidades médicas, descubrir nuevos medicamentos, refinar y mejorar nuestros procesos de fabricación, y encontrar nuevas y mejores formas de servir a nuestros clientes.

Sin embargo, contar con un grupo diverso de personas con talento no es suficiente. Debemos cuidar y apoyar esta diversidad para que impacte positivamente en nuestra organización. Todo el valor que se puede extraer de una plantilla plural necesita de una cultura inclusiva que les haga sentirse libres de expresarse en el trabajo. Esta idea, entendida por la mayoría de directivos del mundo empresarial, es apoyada por un número creciente de estudios. El papel de nuestros líderes es crear y proteger una cultura inclusiva en la que los empleados se sientan seguros para entregarse a su trabajo siguiendo sus propios criterios.

Precisamente, reciénteme se ha celebrado en la sede de Lilly en Alcobendas (Madrid) la Cumbre Europea de la Diversidad y la Integración, que ha reunido a más de 100 personas de 26 países de Europa y América. La atención se centró en el “liderazgo inclusivo, pieza clave para que se genere una cultura inclusiva de calidad, preservando así todo lo bueno que la diversidad puede aportar. Un “liderazgo inclusivo” consiste en escuchar y asegurar que las personas puedan expresarse, teniendo en cuenta las diferentes perspectivas que puedan extraerse, se esté de acuerdo con ellas o no. Sólo conectándolas con nuestro objetivo final, podremos lograr ese resultado que buscamos para nuestros pacientes y clientes. Y no es una tarea fácil, requiere apoyo constante y desarrollo y recorrer una curva de aprendizaje.

Gracias a todo el trabajo que en este sentido hemos llevado a cabo en España fuimos nombrados Campeones de Diversidad Europeos,reconociendo así las acciones realizadas para formar y sensibilizar a los empleados sobre diversidad de género, personas con diferentes capacidades y LGTB. ¿Nuestro objetivo? Hacer de Lilly un lugar de trabajo aún más integrador, lo cual solo puede beneficiar nuestra meta principal: mejorar la vida de las personas.