La innovación, pieza clave en el desarrollo económico

La I+D+i biomédica juega un papel crucial a la hora de generar nuevos conocimientos que ayuden al diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades. Gracias a ella disfrutamos de grandes avances científicos que han supuesto una mejora en la caldad de vida de las personas. Pero, además, gracias a la innovación hacemos crecer nuestra economía, y con ella nuestro PIB. Así lo defiende La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), al indicar la importancia de que los gobiernos aumenten la inversión en ciencia, tecnología e innovación para ser más competitivos internacionalmente.

Cada vez es mayor el número de países que han tomado nota sobre esta acuciante necesidad, desarrollando estrategias y planes para incentivar el I+D, ya sea aumentando la inversión a la hora de financiar estos proyectos, como modificando las estructuras institucionales con el fin de facilitar el camino. En Europa, Suiza, Reino Unido y Suecia encabezan la lista de países que dedican un mayor porcentaje de su PIB con este fin. Sin embargo, España se encuentra a la cola de Europa a la cola de los países europeos en cuanto a inversión en ciencia e innovación se refiere.

El sector Farmacéutico y Biotecnológico español tiene un gran potencial. Su capital humano y la predisposición que muchas empresas tienen para trabajar por desarrollar ideas innovadoras son la mejor semilla. Sin embargo, la ciencia en España requiere de intervenciones decididas en áreas de transferencia tecnológica. Se necesita un mayor apoyo a la ciencia básica, facilitar el acceso a la financiación y una política fiscal moderna y competitiva, adaptada a las necesidades reales del sector. Sólo así se pueden alcanzar las cotas necesarias como para poder competir en el mercado internacional.

Apoyar e incentivar la ciencia, la tecnología y la innovación supone apostar por un modelo de crecimiento sostenible a largo plazo. Invertir en mejores condiciones para los científicos, en poner a su disposición todos los recursos que necesitan, así como facilitar los procesos institucionales, es el mejor camino para hacer crecer y estabilizar un sector que trae buenos augurios de futuro.