Tres consejos clave para el paciente que busca información en Internet

Día Mundial de Internet

Nuestra firma invitada de hoy es Javier J. Díaz (@JaviJDiaz en Twitter), periodista especializado en comunicación online para empresas y personas. Focalizado en consultoría, coaching en comunicación y formación en eSalud para profesionales sanitarios. Además, es autor del blog La eSalud que queremos, a través del cual reflexiona sobre el papel del médico, el paciente y otros actores sanitarios en la era de las TIC.

En el Día Mundial de Internet se vuelve a poner de manifiesto el gran vínculo que se ha establecido entre los pacientes y los nuevos canales que Internet ha puesto en su mano desde hace ya algunos años. El paso de los años no hace otra cosa que reforzar esa relación entre el usuario de la Red que busca información sobre algún aspecto relacionado con la salud (un paciente) y el canal a través el cual lo hace: Internet. Cada vez hay más personas buscando información sobre salud en los motores de búsquedas, en los que cada vez se muestran más resultados. Con este panorama creciente ¿Qué debe tener en cuenta un paciente sobre Internet? A continuación explicamos algunas ‘tips’ o sugerencias a tener en cuenta por el paciente en las redes sociales.

      1. Entender la dimensión en la que se mueve. Parece obvio, pero es importante partir de la base de que Internet es una nueva dimensión en la que también están representadas conceptos, personas y organizaciones a través de múltiples webs, con las que se puede interactuar de una forma fácil, accesible y sencilla. Para utilizar Internet no hace falta tener unos conocimientos altos sobre nada. Un dispositivo y una conexión a Internet, que no tiene por qué se propios, hacen posible que una persona consulte información o contacte con alguien en la Red. Sin relación física directa, pero sí con relación virtual. Sin necesidad de especialización ni estudios, solo con ganas e inquietudes por aprender. Al alcance de casi todo el mundo en un país desarrollado.

      2. Filtrar la información sobre salud. Lo primero que se va a encontrar un paciente en Internet es una gran cantidad de información. Miles de webs, blogs, artículos y en definitiva millones de informaciones diferentes sobre cualquier concepto de información sanitaria. Por eso uno de los puntos básicos es saber filtrar la información para poder depurarla y acceder a la que realmente le interese. ¿Cómo puede filtrarla? En el momento que un usuario de Internet elige un buscador está filtrando. Una vez elige una web, blog o medio de comunicación, también está filtrando. En el momento en que hace clic en una página de información sanitaria e identifica quién está detrás, quién la firma, quién es responsable de la misma o quién escribe lo que lee, está filtrando. Lo más importante en ese punto es que un paciente sepa quiénes son los autores de esa información (tanto profesional sanitario como organización sanitaria como otro paciente) para que le pueda dar un valor a la fiabilidad de la misma.

      3. Aprovechar la ‘ola de conocimiento’. Se habla desde hace algunos ya del nuevo paciente ‘empoderado’ sobre su salud. Un paciente empoderado (un término que no gusta a todo el mundo) hace referencia a un paciente con capacidad para decidir, satisfacer necesidades y resolver problemas, con pensamiento crítico y control sobre su salud, algo que consigue gracias al conocimiento. Precisamente ese conocimiento se puede adquirir a través de Internet gracias a toda la información que hay en ella, que bien filtrada, puede convertirse en una formación perfecta para lo que necesita. Internet en general y las redes sociales, en particular, han supuesto una ola de conocimiento jamás vista para el paciente. Por ejemplo, si nos fijamos en Twitter, en esta red social un paciente tiene el mismo espacio y condiciones que el resto de actores sanitarios para preguntar, saber e interactuar: 140 caracteres.

Si un paciente sigue estos consejos para utilizar Internet como herramienta para mejorar su conocimiento podrá hacer de una forma fiable gran cantidad de cosas que mejorarán su conocimiento sobre su salud, tales como contactar con otros pacientes en su misma situación, contactar con asociaciones de pacientes u otros profesionales sanitarios o lo que es más importante, saber que no está solo y que tiene herramientas para dejar constancia de sus necesidades como paciente gracias a Internet. El Día Mundial de Internet puede ser todos los días para un paciente.