Superando el miedo a la insulina

Las personas con diabetes tienen elevados niveles de azúcar en sangre. Con el tiempo, la diabetes puede dañar el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios. Las personas con diabetes tipo 1 requieren tratamiento con insulina y muchas de las personas con diabetes tipo 2, debido a su naturaleza progresiva, pueden necesitar terapia con insulina para controlar sus niveles de glucosa.

Sin embargo, el 30% de las personas que requiere insulinización son reacios a comenzar este tratamiento por miedo. Se conoce como resistencia psicológica a la insulina y es un fenómeno psicológico que actúa de barrera, posponiendo innecesariamente el inicio de un tratamiento necesario para controlar la diabetes.

La resistencia psicológica a la insulina puede atribuirse al estado emocional del paciente, como la ansiedad; a su falta de conocimientos o falsas creencias; al estigma asociado al uso de la insulina o a la interacción con el profesional sanitario.

Por eso, Lilly puso en marcha el desarrollo del estudio EMOTION, que tenía como objetivo profundizar en estas barreras psicológicas e identificar qué estrategias efectivas, por parte de los profesionales sanitarios, podrían ayudar a estas personas con diabetes tipo 2.

El estudio demostró la importancia que tiene una buena comunicación médico – paciente, pues las actuaciones más efectivas fueron aquellas con un enfoque colaborativo. De hecho, el 75,9% de los pacientes consideró que le había ayudado la disponibilidad del profesional sanitario para resolver sus inquietudes.

Sin embargo, los pacientes españoles incluidos en este estudio internacional además de destacar la actitud colaborativa del médico como iniciativa clave para iniciar y mantener el tratamiento con insulina: conocer mejor qué era la insulina y abordar los temores del paciente sobre la inyección en sí, fueron ideas que, también, se destacaron en el estudio como importantes. Una buena comunicación médico – paciente ayudó al 74. 6% de las personas con diabetes cuando su médico destacó los beneficios de la insulina y resolvió temores al 73%, cuando les explicó lo sencillo que era administrarse la dosis que necesitaban.

Al final, las personas con diabetes tipo 2 que participaron en este estudio, declararon que la acción que más les ayudó fue que el profesional sanitario los animara a ponerse en contacto con su consulta, de inmediato, si les surgía alguna duda o pregunta sobre la insulinización. La mayoría de los pacientes (75,8 %), aunque originalmente reacios a la insulinización, se mostraron generalmente satisfechos o muy satisfechos con el tratamiento con insulina en el momento en que se realizó la encuesta.  Solo el 1,5 % de los pacientes encuestados no estaban nada satisfechos con su tratamiento actual.

El estudio EMOTION detectó las estrategias más efectivas que pueden adoptar los profesionales sanitarios para ayudar a los pacientes con diabetes tipo 2 a comenzar sin miedos la insulinización, algo que, sin lugar a duda, resultará valioso para el diseño de futuros protocolos de intervención y que ayudará a dar un paso adelante y vencer la resistencia psicológica de la insulina.

 

Miriam Rubio, responsable médico de diabetes de Lilly España.

Explicacion del texto