Preguntas y respuestas sobre la respuesta europea de Lilly a la crisis de COVID-19

Chito Zulueta, vicepresidente de Eli Lilly and Company y presidente de IBU, destaca en este artículo publicado en Lillypad.eu algunos de los esfuerzos realizados por Lilly en Europa para afrontar la pandemia de causada por el coronavirus. También puedes profundizar en la respuesta de Lilly ante la situación generada por la enfermedad COVID-19.

Preguntas y respuestas sobre la respuesta europea de Lilly a la crisis de COVID-19

 

Desde que comenzó la pandemia del SARS-COV-19 hemos recibido muchas preguntas, desde todos los rincones del mundo, sobre lo que nosotros, como empresa y como industria, estamos haciendo para estar a la altura de los desafíos que presenta el coronavirus.

La presencia de Lilly en Europa se remonta a 1934. En este tiempo, la compañía ha resistido todo tipo de tormentas. La crisis mundial más reciente, causada por el virus del SARS-COV-19 es una de las más graves que hemos afrentado y presenta desafíos únicos que tendremos que superar juntos. Confiamos que nuestros principios básicos nos guien nuestras acciones durante su curso. A continuación, hablaré de estos 4 principios y responderé a algunas preguntas que nos han planteado a este respecto en varias ocasiones.

 

¿Cómo ha afectado la crisis a su capacidad para suministrar medicamentos?

Como hemos comentado públicamente en las últimas semanas, Lilly no prevé actualmente faltas de ninguno de nuestros medicamentos.

Lilly se ha comprometido a apoyar a las personas que necesitan nuestros medicamentos en estos tiempos difíciles y dirige sus acciones esenciales a garantizar un suministro fiable. En todo el mundo, 40 millones de personas confían en nuestros medicamentos a diario. Muchos de estos pacientes tienen enfermedades crónicas como la diabetes, que las exponen a un mayor riesgo de complicaciones por el virus, por lo que nuestra labor consiste en mantener un suministro seguro de medicamentos que les ayude a mantenerse bien. Esta es nuestra responsabilidad más importante.

 

¿Qué está haciendo para asegurar el suministro adecuado de sus medicamentos?

Nuestra prioridad es asegurar que nuestras plantas de producción funcionan. Desde el brote inicial, hemos supervisado de cerca cualquier posible impacto en el suministro de nuestros medicamentos tanto en Europa, como en el mundo entero. Seguimos vigilando la situación y nuestros centros en Francia, Irlanda, Italia, España y EE.UU. funcionan con las mayores precauciones, para proteger el suministro de medicamentos y el bienestar de nuestros empleados.

Además, Lilly también cuenta con un sistema de supervisión global que nos permite determinar el suministro de medicamentos necesario para cumplir nuestra obligación con los pacientes y los profesionales sanitarios de cada país.

 

¿Qué medidas se han tomado para garantizar la seguridad de sus empleados?

Esta, por supuesto, es una prioridad increíblemente importante para Lilly. Al comienzo de la crisis, actuamos con rapidez restringiendo los viajes de los empleados e implementamos una política de distancia social (o interpersonal). Siempre que fue posible, se pidió a los empleados que trabajaran desde casa. En el caso de aquellas personas para los que su puesto de trabajo debe realizarse in situ en los laboratorios y plantas de producción, porque su labor esencial para garantizar el suministro de medicamentos, implementamos las precauciones necesarias para proteger su seguridad y su salud. Estamos agradecidos a los empleados por su respuesta durante la crisis.

 

¿Cómo está utilizando su experiencia en el cuidado de la salud para luchar contra la pandemia?

Lilly se está enfrentando a esta pandemia con todos los medios de los que dispone. Hemos redirigido los esfuerzos científicos para ayudar a resolver problemas críticos, incluyendo posibles terapias, diagnósticos y pruebas.

En marzo unimos esfuerzos con AbCellera para desarrollar conjuntamente anticuerpos para el tratamiento y la prevención de COVID-19, utilizando muestras tomadas de algunos de los primeros pacientes con COVID-19 en Estados Unidos. Esta colaboración aprovechará la plataforma de respuesta rápida a pandemias de AbCellera y las capacidades globales de Lilly para el rápido desarrollo, fabricación y distribución de anticuerpos terapéuticos.

 

¿Cómo está apoyando a otros en la lucha contra COVID-19?

Lilly se ha unido a una colaboración intersectorial y a la Fundación Bill y Melinda Gates para acelerar el desarrollo, la fabricación y la entrega de vacunas, diagnósticos y tratamientos para COVID-19. Somos una empresa, un consorcio de 17 empresas de ciencias de la salud que trabajan conjuntamente con los organismos reguladores nacionales y con la Organización Mundial de la Salud. El propósito es ayudar a garantizar que cualquier estudio prometedor sobre vacunas, medicamentos y diagnósticos se extienda rápidamente a personas de todo el mundo, en particular a las que corren mayor riesgo y que viven en entornos con recursos limitados.

Además, Lilly ha firmado un acuerdo con el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID), incluido en los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), para estudiar un medicamento como una rama del ensayo de tratamiento COVID19 adaptativo del NIAID. El ensayo está comenzando en EE.UU. y potencialmente se podrá ampliar también a otros países de Europa y Asia. Se espera que haya resultados preliminares en los próximos dos meses.

 

¿Cómo está ayudando a los gobiernos, hospitales y otros proveedores sanitarios que están luchando para hacer frente a la crisis?

Lilly tiene una larga historia de trabajo conjunto con las comunidades locales que continúa y profundiza durante esta crisis.

Por ejemplo, dos de los científicos de nuestra fábrica de Kinsale han formado parte de un grupo de científicos irlandeses que han desarrollado una fórmula eficaz para un componente clave del proceso de pruebas de COVID-19. El grupo la ha compartido para permitir que las comunidades científicas dispongan de un amortiguador alternativo para apoyar a los servicios de salud en la actual escasez mundial de agentes de prueba para el virus.

En otro ejemplo, esta vez de España: un grupo de nuestros ingenieros de producción se unió al equipo de ingeniería de impresión en 3D para desarrollar máscaras de protección para el personal sanitario de hospitales y farmacias de calle.

En Italia, la Fundación Lilly Italia donó un millón de euros de insulina producida en su planta de Sesto Fiorentino a hospitales italianos. La insulina se distribuyó según los métodos de distribución indicados por las instituciones italianas responsables. Este es un ejemplo de la respuesta de Lilly a las necesidades de las personas que viven con diabetes, que necesitan su insulina ahora más que nunca.

En cuanto a poner a nuestros empleados a disposición directa de los esfuerzos nacionales de COVID-19, en el Reino Unido, con experiencia en la profesión médica, están ofreciendo voluntariamente sus servicios para ayudar en la lucha contra COVID-19 en los hospitales y en la prestación de otros trabajos sanitarios esenciales.

La crisis generada por esta pandemia es un desafío para todos nosotros. Estamos haciendo todo lo posible para garantizar de forma proactiva que cumplimos nuestros compromisos con los pacientes y con los proveedores sanitarios, asegurando un suministro adecuado de medicamentos, así como con nuestros empleados manteniendo su seguridad y su salud. Además, estamos orgullosos de contribuir a la lucha contra COVID-19 y a los esfuerzos por aliviar sus peores impactos, mediante la colaboración con el sector sanitario, los grupos de pacientes, los gobiernos nacionales y la industria farmacéutica en general.

 

 Si quieres saber más sobre los esfuerzos que Lilly está realizando a nivel global para hacer frente a la crisis del COVID19 visita www.lilly.com