Con Osteoporosis #CuídateEnCasa

La osteoporosis es una enfermedad del sistema esquelético, caracterizada por una disminución y deterioro del tejido óseo, que incrementa su fragilidad y su riesgo de fractura.

A partir de los 40 años, se inicia una lenta reducción de la densidad ósea en ambos sexos, aunque con mayor prevalencia en las mujeres a partir de la menopausia. Cuando esta pérdida progresiva de masa ósea supera a la media hablamos de osteoporosis.

Una de las principales consecuencias de la osteoporosis es el riesgo de fracturas, que cada vez es mayor debido al aumento de longevidad en las personas. Es una enfermedad silenciosa, porque no presenta síntomas hasta que aparecen las fracturas, muchas veces de forma espontánea, sin un golpe previo.

La aparición de estas fracturas, junto con la sospecha de fragilidad ósea, son indicativos que deben avisarnos de las posibilidades de tener osteoporosis. La edad avanzada, antecedentes familiares, un bajo peso, el tabaquismo o consumo de alcohol y el tratamiento continuado con corticoides, pueden influir en el deterioro de la masa ósea. Cuando se tienen sospechas lo mejor es acudir al especialista.

Como ha recordado la Sociedad Española de Investigación Ósea y Metabolismo Mineral (SEIOMM), la osteoporosis no aumenta el riesgo de contraer infecciones, ni de tener complicaciones graves durante las mismas, por lo que es aconsejable continuar con el tratamiento de costumbre y tomar las precauciones necesarias en casa, según lo recomendado por las autoridades sanitarias.  Es por esto por lo que queremos ayudar a las personas con osteoporosis y presentamos la serie #CuídateEnCasa, una iniciativa en la que compartimos consejos para el cuidado del paciente en su día a día. Hoy compartimos las recomendaciones de la SEIOMM:

  1. Prevén las caídas en casa: librar nuestro entorno de obstáculos es una buena manera de prevenir caídas y golpes y de poder caminar, por nuestro hogar, de manera tranquila.
  2. Mantén el contacto con tus seres queridos: Sentirse acompañado y querido es importante. Puedes servirte de las nuevas tecnologías para sentirte cerca de tus familiares y amigos.
  3. Pide ayuda si lo necesitas: Si necesitas ayuda para la compra, ir a la farmacia u otros recados no dudes en solicitarla. ¡Las Comunidades Autónomas también ofrecen servicios de asistencia gratuitos!
  4. Continúa con tu medicación, como de costumbre: Recuerda seguir las pautas establecidas por tu especialista. Es importante no suspender de manera voluntaria y unilateral tu tratamiento para la osteoporosis, incluyendo los suplementos de calcio y vitamina D que te hayan recetado. Si tienes alguna inquietud habla con tu médico.
  5. ¿Y si la cita del médico se cancela o no me encuentro bien? Si se cancela la cita de tu médico para la administración del tratamiento o no te encuentras muy bien para tomar el fármaco, no te preocupes. Un retraso temporal en la administración del tratamiento no tendrá un efecto a largo plazo en tu salud ósea, aunque, en algunos casos, es importante no demorar la toma más de cuatro semanas. Asegúrate de contactar con tu médico y reprogramar las dosis lo antes posible para mantener los beneficios del tratamiento que estás siguiendo. Y si no te encuentras bien y has de suspenderlo temporalmente, no olvides reanudar tu dosis habitual tan pronto como mejores y te encuentres bien. Es bueno que consultes a tu médico por teléfono. Él te dará las indicaciones que necesites para actuar correctamente.

 

Si deseas más información siempre puedes acudir a organizaciones de pacientes como AECOSAR, la Asociación Española Con la Osteoporosis y la Artrosis, que pone a tu disposición multitud de información y recursos, como rutinas de ejercicio físico y recetas ricas en calcio para tus huesos.

 

Recuerda que el cuidado activo es esencial. Con osteoporosis #CuídateEnCasa

 

 

INFOGRAFÍA CON OSTEOPOROSIS #CUÍDATEENCASA