Una bicicleta para Mustafá

Mustafá tiene 15 años y vive en Djifer (Senegal) junto a su madre, su hermana y sus cuatro sobrinos. Como otros muchos chicos, cada mañana camina unos 10km para llegar a su instituto. 

Por las tardes, Mustafá es aprendiz en un taller de costura, y los fines de semana trabaja en los campos de cacahuete. Así consigue un dinero extra para ayudar a su familia. Para esto también tiene que recorrer a pie grandes distancias. Pese a esta carga de trabajo, Mustafá saca muy buenas notas.

¿Imaginas si todo ese tiempo y energía invertidos caminando fueran empleados en jugar, correr o estudiar? Eso pensó la Fundación Bicicletas Sin Fronteras cuando inició su proyecto social dedicado a mejorar la calidad de vida de personas sin recursos a través de bicicletas. Para estos niños, tener una bicicleta significa invertir mucho menos esfuerzo y tiempo. Es un medio para tener una vida mejor.

Los empleados de nuestra empresa se han sumado recientemente al proyecto “Bicicletas para la educación en Palmarín” aportando su granito de arena. 120 de nuestros empleados trabajaron en el montaje de bicicletas durante su reunión anual. Gracias a la ayuda desinteresada de DHL, las bicicletas montadas se trasladaron hasta el taller de Fundación Bicicletas Sin Fronteras de Girona para su posterior envío a Senegal.

Los trabajadores de Lilly somos afortunados, porque gracias a la posibilidad de participar en actividades de voluntariado corporativo podemos conocer proyectos inspiradores y compartir experiencias enriquecedoras con personas de gran calidad humana. ¿O acaso hay mayor regalo que la sonrisa de Mustafá y la de sus compañeros al recibir su bicicleta?