5 consejos antes de ir a una prueba diagnóstica de cáncer de mama metastásico

Firma invitada: Cristina Escudero, biotecnóloga y máster EPHOS, ha estado durante el último año ampliando su formación en Lilly, en el área de Oncología. En este tiempo, ha podido profundizar en la realidad de las mujeres con cáncer de mama y comparte con los lectores de Lillypad.es algunos consejos interesantes para un momento concreto, especialmente sensible para los pacientes en espera del diagnóstico.

El 30% de las pacientes diagnosticadas con cáncer de mama sufre metástasis con el tiempo (1). Por eso, es fundamental mantener las revisiones periódicas para poder alcanzar un diagnóstico precoz. Hoy en día, con cada avance de la investigación conseguimos aumentar la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama metastásico y, lo que es más importante, la calidad de vida de estas mujeres (porque, aunque también afecta a los hombres, en su mayoría son mujeres) (2).

Antes de ir a una prueba diagnóstica predominan los nervios, el “¿habré recaído?”, “¿tendré metástasis?” es todo lo que ocupa nuestra mente. Ante una situación así, de confusión y miedo, es fácil olvidar los consejos y recomendaciones que nos ha proporcionado nuestro médico con anterioridad.

La lucha empieza antes del diagnóstico y, cuanto antes se consiga, antes se podrá empezar a actuar. Existen diversas pruebas diagnósticas (A) y, antes de someterse a éstas, es importante prepararse con antelación. Por ello, os queremos dejar estas recomendaciones básicas y una de “cosecha propia”:

  1. Es conveniente mantenerse en ayunas las 6 horas anteriores para que el organismo no tenga niveles muy altos de glucosa en sangre que compita con la glucosa radioactiva y que pueda alterar el resultado (4). ** 
  2. En las pruebas diagnósticas se suelen emplear líquidos de contraste para identificar las células tumorales. Se recomienda tomar bastante líquido, especialmente agua (4), para eliminar todo lo que nuestro organismo no necesite. Eso sí, como decíamos en el punto anterior, evita aquellos que contengan azúcares o calorías en esas horas previas a la exploración.
  3. Si los músculos están muy tensos pueden interferir en el resultado. Para ello, se suele pedir que se haga algo de reposo para que los músculos estén relajados. Por el mismo motivo, no es recomendable conducir y realizar ejercicio físico antes (4).
  4. Los objetos metálicos, entre ellos joyas, gafas, dentaduras y broches de pelo, pueden afectar las imágenes de TC y deberían retirarse antes del examen. Probablemente también le soliciten que se quite los audífonos y las dentaduras removibles (3).

Y aquí viene mi consejo personal: Los nervios, la angustia y la preocupación no cambian el resultado, es normal que se sienta así. Cualquier actividad que le ayude a relajarse -como meditar, escuchar música, leer, rezar- puede ser de gran utilidad en esos momentos.

**Si tiene diabetes, es posible que le den instrucciones especiales3.

Y por último, como siempre, no olvide que los profesionales sanitarios constituyen la mejor fuente de información, a la que puede recurrir en caso de duda.

 


 

Referencias:

1)     SEOM. Las cifras del cáncer 2019
2)     Goetz. Monarch 3
3)     https://www.radiologyinfo.org/sp/info.cfm?pg=pet
4)     https://www.lechepuleva.es/nutricion-y-bienestar/pet-tac-la-prueba-mas-efectiva-para-detectar-el-cancer